es +34 660 045 430 / +34 657 060 253 info@caminosdelguadiana.es

Iniciar sesión

Registrarse

Después de crear tu cuenta, podrás hacer un seguimiento de tus pagos, revisar tus experiencias y calificarlas una vez finalizadas.
Nombre de usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Fecha de nacimiento*
E-mail*
Teléfono*
País*
Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestros Términos de servicio y Declaración de privacidad .
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

¿Ya esta registrado/a?

Iniciar sesión
+34 660 045 430 / +34 657 060 253 info@caminosdelguadiana.es
es

Iniciar sesión

Registrarse

Después de crear tu cuenta, podrás hacer un seguimiento de tus pagos, revisar tus experiencias y calificarlas una vez finalizadas.
Nombre de usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Fecha de nacimiento*
E-mail*
Teléfono*
País*
Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestros Términos de servicio y Declaración de privacidad .
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

¿Ya esta registrado/a?

Iniciar sesión

“Expedición Aborigen-Caminos del Guadiana”

El viaje subterráneo del agua, el río que ya no renace en los Ojos, el cauce de la desolación, pero también de nuevo el espejismo del agua, una entusiasta comitiva acompañando a los expedicionarios, ocupan esta nueva etapa del descenso en el que llegamos a las puertas de nuestro particular paraíso.

El descenso integral del río Guadiana en proto-embarcaciones de fibras vegetales  Abril-mayo de 2016

Dale al play y disfruta de la lectura:

Wagner – El ocaso de los dioses. Acto III. Marcha fúnebre de Sigfrido

OJOS, LOS MANANTIALES PERDIDOS

Cuando el agua vió ante sí al desierto, presintió su muerte y quedó dudando de cómo enfrentarse a él ¿cómo lo atravesaría sin desaparecer?  tras meditarlo llegó el pensamiento: “déjate atrapar, sumérgete en él, sólo así podrás atravesarlo, cuando renazcas ya serás un ser nuevo”. Morir para renacer, un asunto universal de la mística y la religión, una interpretación de un fenómeno en el que no sólo tiene algo que decir las ciencias de los expertos en rocas y en aguas, sino las creencias, la tradición y la cultura popular.

Los Ojos del Guadiana han sido sin duda uno de los referentes geográficos más populares, como grandes manantiales que surgen en mitad de la reseca llanura de la Mancha, como el renacimiento del río, de aquel río que consiguió atravesar el Campo de San Juan dejándose morir en él, dando continuidad a la descripción de Plinio el Viejo en su Historia Natural, dos mil años en vigor!

Pero el misterio se ha esfumado, el suceso místico ya no ocurre, se ha roto el mito, la diosa Anna no se manifiesta, ha muerto la leyenda, el Guadiana ya no “tiene los ojos verdes”, como afirmaba Gómez de la Serna en sus artículos periodísticos. Los Ojos del Guadiana, las grandes fuentes con nombre propio, han desaparecido. El Ojo de Mari López, el de La Canal, la Señora, Ojo Ciego, el Sordico, el Rincón o el Pico, son ya sólo nombres para el recuerdo y la historia de una muerte anunciada.

De modo que, a las “siete leguas” de distancia, como afirmaba el veneciano Navaggero, en las que el agua del río visita las entrañas de la tierra, que debíamos recorrer con nuestros barcos en un remolque, se le añadía todo el tramo de los ojos secos, abandonados a su suerte, cauce para el escombro y la piedra.

Sólo los poetas locales, uno de Villarrubia de los Ojos y de Daimiel el otro, que comparten paisaje y sentimientos llaman a las cosas por su nombre en sus obras de vivencias personales, “En el río muerto” (Francisco Gómez Porro, 2011) y “Cauce de la desolación” (Miguel Galanes, 2017). Los títulos lo dicen todo.

Seguimos nuestro duelo y nuestra penitencia en busca del agua, como los perdidos en el desierto, hasta verla al fin brillar en la lejanía como un espejismo, rodeando las ruinas del Molino de Griñón, como para recordarle que un día movieron sus piedras harineras, dándole vida y sentido a su ser desde el Medievo.

Al fin el primer tramo navegable, lugar de cita para quien quisiera participar en la expedición, con su acompañamiento, apoyo y disfrute de un río habitualmente no abierto a la navegación por encontrarse ya en la Zona de Protección del Parque Nacional de Las Tablas, cuyos tablazos ya íbamos intuyendo según descendíamos entre la frágil flotilla que formaba la comitiva.

Nunca estaríamos ya tan acompañados, tan abrigados, tan satisfechos por poder compartir la experiencia en la que Turbycis puso su entusiasmo y su flota de canoas.

Llegar al Molino de Molemocho es llegar a las puertas del misterioso humedal, cuando el río se desborda, cuando se hace laberinto, con la corriente tan imperceptible que se transforma en tabla.

 

¿Cómo recorreríamos el paraíso, quién nos guiará en esa Venecia manchega, seríamos capaces de encontrar la salida de las tablas siguiendo trochas y chorreros, tendremos el permiso de los seres invisibles que las habitan o nos despistará Pan con su flauta de cañas? La noche de espera será emocionante.

 

Estaba haciendo unas tomas por el entorno de Griñón con mi «ojo de pez df 16 mm f2.8» y vi las dos barcas que estaban siendo seguidas por varios fotógrafos y creo recordar que también un equipo de tv.
El ojo de pez en este caso, no era el más indicado para seguirlos. Pero una vez en Molemocho, anduve saludando a la expedición la cual procedía a guardar las barcas para seguir navegando al día siguiente.
Lo importante en muchas de las ocasiones es estar en el sitio justo en el momento indicado «o algo así». Fue justo a  la hora de recoger cuando me encontré estas escenas en una puesta de sol de las muchas tardes en Las Tablas.

 

 

 

 

 

Pepe J Galanes

Deja una respuesta

15 − catorce =

Utilizamos cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Puedes encontrar más información sobre qué cookies estamos usando o desactivarlas en ajustes de privacidad.
AceptarPolítica de cookies

RGPD

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente. Si desea consultar más información sobre qué son las cookies, qué almacenan, cómo eliminarlas, desactivarlas, etc., le rogamos se dirija a este enlace.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • Cookies de sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. Aquí le dejamos una guía rápida para los navegadores más populares.

Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea. Puede consultar información detallada a este respecto en este enlace. Si desea información sobre el uso que Google da a las cookies le adjuntamos este otro enlace.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.